Aceite de Oliva en Jaén
El aceite de oliva es el ingrediente estrella en la gastronomía de Jaén. Foto: Shutterstock

No puedo evitar emocionarme cuando oigo hablar de Jaén. Ya os comenté hace unos meses que la ciudad posee un componente sentimental importante para mí ya que en ella viví durante siete años y fue esta tierra la que vio nacer y crecer a mi primer hijo durante sus primeros siete meses de vida.

En aquellos artículos publicados os hablé de la sencillez, amabilidad y hospitalidad de su gente, de la tranquilidad de sus calles, de su completa agenda cultural, de su casco histórico con una catedral que aspira y MERECE SER Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, de su famosa frase “Jaén ni pollas”, de sus callejuelas y bonitas plazas y, aunque no me detuve como es debido, también os mostré algo de lo que cualquier jienense se siente orgulloso: de su gastronomía. Como os prometí que dedicaría un artículo completo a hablar de ella, aquí lo tenéis.

Catedral de Jaén
Catedral de Jaén. Foto: naturalezayviajes.com

GASTRONOMÍA DE JAÉN

Soy blogger de viajes, no de gastronomía, por lo que no aspiro a escribir el mejor artículo de la historia sobre la gastronomía de Jaén. Tampoco soy un cocinitas, pero sí alguien que disfruta comiendo y que sabe apreciar la buena comida. Es por este motivo por lo que a continuación os hablo de mi experiencia saboreando la cocina más tradicional de Jaén y más fácil de encontrar en la carta de los bares y resturantes de la ciudad.

Cuando pisas por primera vez un bar, taberna o restaurante en Jaén lo primero que sorprende es la cantidad de aceite de oliva (generalmente de extraordinaria calidad) presente en la inmensa mayoría de sus platos. El aceite de oliva virgen extra es el ingrediente estrella en la gastronomía de Jaén, y no es de extrañar ya que la provincia es la mayor productora mundial de aceite de oliva. Aun recuerdo como un buen chorreón de aceite de oliva adornaba, inundaba y potenciaba el sabor de un plato de buen queso viejo al que mis amigos Pedro y Laura me invitaron nada más conocerles a mi llegada a Jaén. Recuerdo igualmente aquella tarde tapeando en un bar del barrio de las Fuentezuelas al que me acerqué con mi querido amigo Antoine y a una de las tapas el camarero añadía un buen chorreón de aceite de oliva que caía y caía sin cesar durante largos segundos. Pronto me di cuenta de que aquellos y otros cientos o miles de generosos chorreones de “oro liquido” (como lo conocemos todos aquellos que apreciamos su sabor y cualidades) me acompañarían en cada momento de degustación gastronómica y vida social que pasaría en mi querida ciudad de Jaén.

Aceitunas de Jaén
Aceitunas. Foto: Shutterstock

Nada más aterrizar en Jaén me gustó descubrir que es una ciudad muy vinculada al mundo rural. Es por este motivo por el que de entre sus delicias gastronómicas se encuentren muchos platos con productos procedentes de la huerta. En Jaén son muy populares la pipirrana (elaborada con ajo, tomate, atún, pimiento verde y como no, aceite de oliva), las migas (elaborada a base de un sofrito de ajos, trozos de pan duro previamente humedecidos en agua y acompañados por huevos fritos, longaniza, chorizos, pimientos o algunos otros elementos) y como no el gazpacho y salmorejo, toda una tradición andaluza que la provincia de Jaén personaliza a su manera. Irte de Jaén sin probar estos tres o cuatro platos es un auténtico delito y casi una ofensa para los jienenses (te aviso).

Pipirrana de Jaén
Pipirrana, que la hace riquísima mi amiga Laura. Este fotón es también de ella. ¡Gracias Laura!

Migas de Jaén
Migas. Foto cedida por La Barra Jaén.

Es también muy popular el ajo blanco, una sencilla sopa fría elaborada a base de ajo, aceite, almendras y pan que hará las delicias de tu paladar. Son igualmente típicos en Jaén y en toda la provincia los platos de caza como la carne de venado o de perdiz. Las habicholillas esparragadas, andrajos, pan con bacalao seco, habas y rábanos, bacalao con tomate, patatas a lo pobre, el panaceite (pan con aceite, que no puede faltar en la mesa) y un sinfín de platos y productos más forman parte de la gastronomía más popular. Entre los productos de repostería se encuentran los ochíos, la leche frita, las torrijas (en Semana Santa), las gachas y buñuelos (ambos para los santos inocentes) y los pestiños (típicos en la navidad y que en algunas zonas llaman gusanillos).

Torrija de Jaén
Torrijas. Foto: Shutterstock

Aunque muchos restaurantes están aportando matices nuevos a la gastronomía más tradicional, de lo que realmente presume cualquier jiennnense es de sus tapas. El tapeo es una tradición irrenunciable para los vecinos de Jaén y para mí cuando visito la ciudad. Si quieres conocer la cocina de Jaén y disfrutar del buen ambiente de sus bares y tabernas no hay mejor manera de hacerlo que entrando en algunos de ellos para saborear algunas de sus tapas más tradicionales. Si te acercas a cualquier bar de la ciudad y pides una bebida siempre vendrá acompañada de una tapa. En algunos bares te permitirán elegirla y en otros no, teniendo que conformarte en estos últimos con el orden establecido por el local (en algunos de ellos a medida que pides más bebidas mejora la calidad de la tapa).

Durante mi estancia en Jaén visité muchos bares y tascas con buenos amigos que conocí allí y con quienes mantengo una amistad que será eterna. De entre todos ellos os he seleccionado, con la ayuda de mis amigos jienennses Laura, Pedro Angel y Pedro Garcia, cinco lugares para tapear y otros cinco para sentarse a comer (en algunos de los recomendados para comer también se puede tapear o viceversa). No quiere decir que el listado incluya los mejores lugares para tapear o comer en Jaén, sino aquellos en los que nos sentíamos muy a gusto juntos mientras compartíamos momentos entrañables y sonrisas degustando unas cervezas, vinos, tapas y platos de la gastronomía más tradicional. El listado podría ser más amplio, y lo merece, pero como comprenderéis he de poner un límite, así que espero que no se ofenda nadie si no aparece su restaurante, tapa o plato favorito o tiene otra opinión, especialmente mis paisanos jienennses, a quiénes animo a escribir un comentario con enriquecedoras propuestas. Sólo de este modo nos ayudará a todos a compartir las mejores experiencias gastronómicas en este denominado «Paraiso Interior» para que puedas sentir lo que dice aquel aforismo popular: «a Jaén se entra llorando y se sale llorando«.

DÓNDE TAPEAR EN JAÉN

Pilar del Arrabalejo. Un clásico en la gastronomía de Jaén para tapear o sentarte a comer. Tanto en su taberna como en la planta dedicada al restaurante se ofrece una suculenta muestra de la cocina tradicional jiennense.

  • Mi recomendación: bacalao franciscano (encebollado).
  • Dirección: Millán de Priego, 49.
  • Teléfono: 953 24 07 81.
Restaurante Pilar Arrabalejo de Jaén
Restaurante Pilar del Arrabalejo. Foto: naturalezayviajes.com

La Barra. Otro de los clásicos y una visita obligada en Jaén para tapear en pleno centro de la ciudad.

  • Mi recomendación: migas con todos sus avíos y el pan con bacalao seco, habas y rábanos. Pide un Rossini (bebída «endémica» del local).
  • Dirección: Cerón, 7.
  • Teléfono: 953 23 23 10.
Bar la barra de Jaén
Bar la Barra. Foto: naturalezayviajes.com

La Manchega. Es toda una tradición ir a esta clásica taberna de Jaén que ofrece además de platos típicos de Jaén, bocadillos y embutidos a buen precio.

  • Mi recomendación: queso y berenjenas con miel.
  • Dirección: Bernardo López, 8.
  • Teléfono: 953 23 21 92.

Cuatro esquinas. Situado en el conocido barrio de San Ildefonso, las cuatro esquinas es todo un clásico para tapear en Jaén y muy característico por su primera tapa que son las migas con dos pepinillos colocados encima.

  • Mi recomendación: migas y patatas a lo pobre.
  • Dirección: Teodoro Calvache, 12.

El Pato rojo. Curioso lugar e imprescindible para probar pescados y mariscos a buen precio.

  • Mi recomendación: percebes y gambas blancas.
  • Dirección: Bernabé Soriano, 12
  • Teléfono: 953 23 40 99.

RESTAURANTES PARA COMER EN JAÉN

Lagastro. Es uno de esos restaurantes que aportan nuevos matices a la oferta gastronómica tradicional de la ciudad. Lagastro cuenta con 2 exclusivas cartas, la del Gastrobar y la del Restaurante. En este extraordinario restaurante sus platos, vinos, productos exclusivos y la amabilidad y atención de sus empleados harán las delicias de los clientes.

  • Mi recomendación: pulpo con romescu y ajo blanco con tartar de tomate
  • Dirección: Plaza de San Francisco, nº 3
  • Teléfono: 953 37 91 32.

Lagastro de Jaén
Foto cedida por Lagastro

Restaurante Casa Antonio. Todo un referente en Jaén para degustar lo mejor de la gastronomía. En él conviven las cocinas tradicional e innovadora. Su cocina es sin duda de las mejores para comer en Jaén. Muy recomendable.

  • Mi recomendación: butifarra de pichón.
  • Dirección: Fermín Palma, nº 3.
  • Teléfono: 953 27 02 62.
butifarra casa Antonio de Jaén
Butifarra de pichón. Foto cedida por Casa Antonio.

El Alambique. Restaurante situado a las afueras de Jaén para comer comida tradicional a la carta a un precio razonable.

  • Mi recomendación: pipirrana y pollo al ajillo.
  • Dirección: Ctra. Bailén-Motril, km. 39. Puente Nuevo.
  • Teléfono: 953 32 20 12.

Horno de Salvador. Dispone de gran variedad de platos y buena carta de vinos. Desde allí, las vistas de la ciudad y del castillo de Santa Catalina son increíbles.

  • Dirección: subida al castillo de Santa Catalina, s/n (junto al Parador Nacional de Turismo).
  • Mi recomendación: confit de pato con salsa de castaña y almendras.
  • Teléfono: 953230528.

– La Espadaña. Restaurante muy bien situado en el centro de Jaén (cerca de la Catedral) y con cocina tradicional jienennse.

  • Mi recomendación: habitas con jamón (en temporada) y patatas rellenas de morcilla.
  • Dirección: Francisco Martí Mora, 1.
  • Teléfono: 953 23 20 85.

Listado de hoteles en Jaén

Índice de artículos de Jaén: