Tras la medianamente dura ruta de el «Cubo de la Galga» de por la mañana, no había mejor opción que darse un buen chapuzón en las cercanas piscinas naturales de «Charco Azul», en laIsla de La Palma.

Se trata de un conjunto de piscinas naturales de gran belleza que fueron acondicionadas de tal manera que puede tomarse el baño en cualquier época del año. Está compuesto por una piscina grande, otra infantil y una charca llamada “Charco de las Damas”. Están en el noreste de la isla (te lo marco con un punto rojo en el mapa de más abajo), a escasos kms. del Cubo de la Galga.

Mi superbaño en las piscinas de Charco Azul duró tan sólo 15 minutos, aunque es cierto que mis pies se llevaron 5 min. en remojo antes de aventurarme a lanzarme de lleno a sus frías aguas. A mí me pareció un lugar relativamente tranquilo, aunque dicen que tiene un índice de ocupación bastante elevado, por tratarse de una playa semiurbana de fácil acceso y por ser muy aconsejable para llevar a los niños. Quiero recordar que éramos 6 alemanes y 15-20 españoles en este no spanish típical lugar.

La zona cuenta con servicios de vestuarios y duchas, aseos, servicios de limpieza y vigilancia, y un puesto de la Cruz Roja. Dicen que durante la temporada de verano abren los kioskos y chiringuitos.

Como había que aprovechar al máximo la tarde, decidimos subir un poco más al norte. Nos dirigimos a las piscinas de «La Fajana» (en Barlovento) y a la playa de Nogales.