Leopardo en el Parque Nacional de Bandhavgarh

Hace unos días os hablaba de nuestros safaris en el Parque Nacional de Kanha, India. Al tratarse de un parque con una población importante de tigres, las expectativas puestas en la observación del felino eran elevadas. Lástima que la suerte no estuvo de nuestro lado. Como ya os comenté, sólo pudimos ver a un único tigre adentrándose en la espesura de la jungla asiática.

Como nos supo a poco y creó cierta frustración en el grupo, pues por lo general la mayoría de los visitantes logran ver varios individuos, el hecho de saber que a la mañana siguiente viajaríamos hasta Bandhavgarh, la reserva natural con mayor densidad de tigres, nos hizo olvidar por completo esa sensación de derrotismo.

Esa mañana, bien temprano pasó a por nosotros el taxi que wildlifewithfriends.com nos había reservado para trasladarnos durante cinco horas desde Kanha a Bandhavgarh.

Bandhavgarh es el único parque nacional de la India en el que te aseguran la observación del tigre al 100%. Es por este motivo por el que para quienes deseamos ver al felino más hermoso del planeta lo consideramos destino de primera elección.

Dos rangers en una fría mañana en el Parque Nacional de Bandhavgarh. Como anécdota, en Kanha los rangers van en bicicleta y hacha ante un posible ataque de furtivo o de tigre. En Kenia van con Jeep y Kaláshnikov

Es un parque nacional relativamente pequeño, poco más de 400 km2. Al igual que el Parque Nacional de Kanha, aunque algo más seco, presenta una cubierta vegetal compuesta fundamentalmente por árboles de sal (Shorea robusta) y un sotobosque de bambú. En Bandhavgarh asoma una colina principal en la que crían buitres y otras especies de la avifauna india.

Cuando llegamos a Monsoon Forest, nuestro alojamiento en Bandhavgarh, conocimos a Eibi, el conductor que nos acompañaría durante los nueve safaris que teníamos previstos hacer en el parque nacional. Tras degustar la exquisita comida india subimos al vehículo con el que haríamos esa misma tarde el primer safari en Bandhavgarh. ¿Veríamos al fin tigres? Estábamos en el lugar adecuado.

Habitación del Monsoon Forest. Parque Nacional de Bandhavgarh
Comedor del Monsoon Forest. Parque Nacional de Bandhavgarh
Sala de estar del Monsoon Forest. Parque Nacional de Bandhavgarh

Nada más subir al vehículo, nos dirigimos hasta Tala, la «premium zone» de Bandhavgarh, la mejor zona para ver tigres. Durante las tres horas de duración del safari observamos las mismas especies de los días anteriores en Kanha: monos langures, macacos, antílopes, jabalís y algunas de las más de 200 especies de aves que tiñen de color los cielos de Bandhavgarh.

En este primer safari la suerte tampoco estuvo de nuestro lado. Seguíamos sin ver tigres. Sin embargo, de regreso al campamento, justo antes de abandonar el parque, vimos cómo delante de nosotros había una pequeña concentración de vehículos. Efectivamente, con las últimas luces de la tarde, pudimos al fin emocionarnos viendo cómo tres jóvenes tigres descansaban junto a la pista por la que circulábamos. En este enlace te describo cómo vivimos aquel momento en el que uno de nuestros sueños más deseados se cumplió viendo nuestros primeros tigres en libertad.

Tigre de bengala en el Parque Nacional de Bandhavgarh
Tigre de bengala en el Parque Nacional de Bandhavgarh

La enorme emoción por tener delante al felino más grande del planeta y la escasa luz para inmortalizar el momento, me hizo no emplear a fondo mi cámara de fotos. Teníamos ocho safaris por delante (cuatro días) y estábamos en el mejor de los parques para ver y fotografiar en los sucesivos días al felino a nuestro antojo. Pero algo no fue bien. Pasaban las mañanas y las tardes de un día, de otro y otro, y nunca más conseguimos ver al esquivo felino. En numerosas ocasiones los guías indicaban la presencia de varios tigres justo donde nos encontrábamos, entre la vegetación de la jungla. Les hicimos decenas y decenas de esperas pero la fortuna jamás volvió a estar de nuestro lado.

Unos vehículos se detienen para buscar al tigre tras el grito de alerta de monos langures y ciervos moteados
Guías y turistas buscan al tigre tras el grito de alerta de monos langures y ciervos moteados
¿Por qué no vimos apenas tigres?

Antes de viajar a la India había contactado con amigos biólogos y naturalistas en busca de información. Me comentaron que las observaciones de tigres cada vez resultan más dificultosas y que la gente local está preocupada porque parece ser que están desapareciendo. Los recursos económicos de miles de familias en la India dependen del tigre. Si los tigres desaparecieran de Bandhavgarh o de cualquier parque nacional, mucha gente se vería afectada. Aunque no lo dicen abiertamente, nosotros pudimos comprobar cómo el furtivismo y el envenenamiento están detrás de todo esto. Ojalá este panorama cambie para mejor muy pronto. Aún así, la inmensa mayoría de los visitantes de Bandhavgarh consiguen ver varios tigres.

En cualquier caso, los safaris en Bandhavgarh no fueron en absoluto un fracaso. Salvo los ronquidos de mi compañero de habitación, compartir vivencias con nuevos y viejos amigos, intercambiar miradas de complicidad en cada safari, reirnos a carcajadas en tantas y tantas ocasiones, o el simple hecho de salir a buscar tigres, sentir que estás cerca e incluso que te está viendo pero que tú no lo ves, te hace estar muy orgulloso de haber conocido Bandhavgarh. Además, afortunadamente en nuestro tercer safari en Bandhavgarh pudimos ver una de las joyas de la fauna india, el leopardo.

Leopardo en el Parque Nacional de Bandhavgarh

Bandhavgarh no me resultó tan espectacular como Kanha, pero a pesar de no haberse cumplido mis espectativas, tengo claro que si existe un lugar en el mundo donde pueda verse bien al tigre de bengala es aquí. Como ya comenté en el artículo «Cómo reservar online un safari por los Parques Nacionales de la India«, la mejor recomendación que puedo darte para ver tigres es reservar el safari con bastante antelación y siempre en una premium zone (para el caso de Bandhavgarh la premium zone es Tala). Nosotros hicimos tres safaris en Tala, cinco en Magadhi (regular zone) y uno en Khitauli (regular zone).

Tras diez intensos días de safaris por los Parques Nacionales de la India llega el momento de cambiar de tercio. Al día siguiente nos esperaría cuatro horas de coche hasta Katni, donde subiríamos al tren nocturno que nos llevaría hasta Agra para ver una de las siete maravillas del mundo, el Taj Mahal. La experiencia en la estación de tren de Katni fue una de las más intensas y emotivas de toda mi vida. Pero eso es otra historia, y os la cuento en unos días.

Datos prácticos: Si vais a viajar a la India en esta ocasión os voy a sugerir que visitéis esta página de alojamiento de Hostelbookers.