Ballena franca Austral en Península Valdés, Argentina

Península Valdés es uno de los principales destinos de avistamiento de ballenas en el planeta, particularmente alrededor de Puerto Pirámides y la ciudad de Puerto Madryn. Como a mí me fascinó este diminuto rincón de la Patagonia hoy quiero contarte mi experiencia por si te sirve de ayuda a la hora de preparar tu viaje a Argentina.

En este artículo voy a indicarte qué ver en Península Valdés, los mejores lugares a visitar en Península Valdés y cómo organizar tu viaje.

PREPARATIVOS DEL VIAJE. LLEGADA Y ALOJAMIENTO

Vuelo de Buenos Aires a Península Valdés

Dado que me encontraba en las Cataratas del Iguazú y no había vuelo directo desde allí a Península Valdés tuve que regresar a Buenos Aires. En Buenos Aires tienes dos opciones de vuelos. Yo me decidí por la primera de ellas.

  • Volar desde Buenos Aires a Trelew (con Aerolineas argentinas).
  • Volar desde Buenos Aires a Puerto Madryn (con LAN o LADE).
IMPORTANTE

– Antes de organizar tu viajes a Península Valdés debes tener claro qué y de qué forma quieres visitar el lugar. Solo así podrás decidir si alquilar un vehículo, un remise (vehículo con conductor) o ir en visita guiada en bus. Dado que queríamos ir a nuestro aire siempre decidimos alquilar un coche para pararnos cuantas veces quisiéramos y partir y regresar cuando nos apeteciera.

– Las distancias en La Patagonia son enormes y por tanto los desplazamientos también.

Ballena franca Austral en Península Valdés, Argentina

Dónde dormir en Península Valdés

Dado que queríamos visitar primeramente la pingüinera de Punta Tombo (a una hora y cuarto de Trelew) decidimos pasar la primera noche en Trelew, por lo que nos fuimos directamente al Hotel Touring, lo más económico que encontramos y en pleno centro. Lo reservamos por mail y nos costó 150ARS la noche (desayuno y cochera incluidos). El Touring es una magnífica opción si quieres conocer la autenticidad argentina de principios del siglo pasado. Las fotos y vidrieras presentes en su mítica cafetería te transportan a ella. Sin duda fue la opción perfecta para descansar unas horas y partir temprano hacia la pingüinera de Punta Tombo (es importante llegar pronto para evitar la llegada de cientos de turistas en buses). Puedes reservar habitación en este enlace.

El propietario del Touring nos recomendó cenar en el “El viejo molino”. Av. Gales 250 Tel: 42-8019. No olvides pedir un Bife de Lomo, que está exquisito.

Tras visitar la pingüinera de Punta Tombo pusimos rumbo norte hacia Península Valdés donde pasaríamos 3 noches en Puerto Pirámides en busca de las ballenas francas australes, orcas y elefantes marinos. En Puerto Pirámides nos alojamos en La Posta Pirámides por 150 ARS cada noche en una cabaña con cocina, terraza y baño privado. Miguel nos atendió fenomenal; hasta llamó a Peke Sosa para que nos hiciera un descuento con el avistaje de ballenas. Lástima que el alojamiento esté definitivamente cerrado. Puedes buscar otros alojamientos en Puerto Pirámides en este enlace. Al cuarto día pusimos rumbo a Ushuaia, de la que os hablo en otro artículo.

POR QUÉ NO DORMIMOS EN PUERTO MADRYN

Teníamos claro no alojarnos en Puerto Madryn por 4 motivos:

1) Tardarías más de 2h. hasta Punta Tombo.

2) Necesitarías 1 h. más para ir a ver las ballenas (si estás en P. Pirámides ya estás allí).

3) Invertirías 1h. más para ver los elefantes marinos u orcas de Punta Cantor, Punta Norte o Punta Delgada (igualmente, si estás en P. Pirámides ya estás allí).

4) Porque es a donde todos los operadores turísticos envían a sus clientes.

Cómo moverse por Península Valdés

Al llegar al aeropuerto de Trelew (a 5 km. de la ciudad) alquilamos por 4 días un Chevrolet Corsa con la empresa Budget por 165 ARS/día. Si decidís hacerlo también, debéis tener en cuenta el riesgo que supone alquilar un coche en la Patagonia. La mayoría de las empresas cobran una franquicia de al menos 4.000 ARS (algunas incluso 10.000), lo que significa que si tienes algún siniestro, llámese arañazo, rotura de luna (aunque sea una pizca), bolladura, etc. pagas tú hasta el precio fijado en la franquicia del contrato y a partir de ahí pagan ellos. Os pongo dos ejemplos:

1) Si alquilas un turismo y durante la conducción (las carreteras son de ripio o grava) un vehículo que viene de frente te regala una pedrada en tu luna tendrás que pagar los gastos hasta la franquicia establecida.

2) Si tienes estacionado tu coche y el de delante o detrás se abre camino a base de empujoncitos para acceder a la vía arañándote el parachoques tendrás que pagar hasta la franquicia establecida.

Nosotros lo teníamos muy claro, el riesgo de alquilar un coche era elevado, pero la satisfacción por estar frente a los elefantes y orcas el tiempo que tú quisieras era más elevada aún.

Ballena franca Austral en Península Valdés, Argentina

CONSEJO

Para evitar arañazos en el parachoques te recomendamos aparcar lo más lejos posible de otros vehículos. Para evitar impactos de ripio en la luna del vehiculo te recomiendo hacer cambios de luces cuando se acerca algún vehículo (para que disminuyese su velocidad y no te regale una pedrada). A nosotros estas dos recomendaciones nos funcionó a la perfección.

QUÉ VER EN PENÍNSULA VALDÉS

Antes de seguir leyendo es recomendable que mires atentamente el siguiente mapa y el calendario de fauna marina para que organices bien tu viaje. De ese modo podrás establecer tu ruta y saber qué fauna podrás ver.

PINGÜINERA DE PUNTA TOMBO

Salimos del hotel de Trelew hacia la pingüinera de Punta Tombo (se encuentra fuera de Península Valdés, pero la incluimos en este apartado) a las 6:00 h. Durante los 117 km. de carretera en solitario (los 20-30 km. últimos por ripio) pudimos ver nuestros primeros Guanacos de la Patagonia.

En la entrada de la pingüinera pagamos los 35 ARS que cuesta el acceso al Área Natural Protegida (210 ha.). Existe un único sendero marcado por piedras en algunos tramos y pasarelas en otros que está perfectamente vigilado.

Cada año miles de pingüinos de Magallanes llegan a Punta Tombo a reproducirse. El macho llegará en agosto para reacondicionar los nidos de años anteriores. Las hembras, con el trabajo hecho, llegarán en septiembre. Tras 40 días de incubación (2 huevos) nacerán los pollos cubiertos de plumón gris oscuro, quienes se independizarán en febrero realizando sus primeras incursiones en el mar en busca de alimento.

PLAYA DEL DORADILLO

De camino a Puerto Pirámides se localiza la Playa del Doradillo (pasado Puerto Madryn dirección Puerto Pirámides), un lugar en el que es posible ver las primeras ballenas. Dado que teníamos muy bien definido el recorrido y que andábamos un poco mal de tiempo decidimos no parar aquí e ir directamente a Puerto Pirámides. En este enlace puedes hacer una visita guiada para ver ballenas en la playa del Doradillo.

PENÍNSULA VALDÉS

Justo antes de llegar a Puerto Pirámides tendrás que pagar las tasas de acceso a Península Valdés: 45 ARS por persona y 5 ARS por el coche. De noche también están en el control de acceso por lo que no debe preocuparte llegar tarde. Si te alojas en Puerto Madryn cada vez que pases por aquí tendrás que pagar las tasas, pero si te quedas en Puerto Pirámides (como hicimos nosotros durante 3 días) no. Otro punto más a favor para alojarse en Puerto Pirámides.

A continuación de hablo de las principales especies de fauna que conseguimos ver por Península Valdés.

Ballena franca austral

Tras decidir que haríamos el avistaje de ballenas con la empresa Peke Sosa nos acercamos a comprar los billetes a la taquilla allí habilitada e inmediatamente subimos a la zodiac junto a seis pasajeros más. El capitán Beto nos confirmó unos minutos antes la salida ya que las condiciones climatológicas eran favorables. Nos anunció además conocer la ubicación de un grupo de ballenas francas australes.

EL DILEMA: CON QUIÉN HACER EL AVISTAJE DE BALLENAS

En Península Valdés las embarcaciones salen desde Puerto Pirámides. Tras buscar durante horas y horas en los foros de Internet para decidirme por una empresa con la que hacer el avistamiento de ballenas y hacer el avistaje en 2 ocasiones (no me bastó con una) me atrevería a decirte que cualquiera de las empresas hoy por hoy ofrece el mismo servicio. Antes Moby Dick ofrecía una excursión de 4 h. bastante atractiva pero desde hace un tiempo todas salen a navegar por algo menos de 2 h. y todas cuestan lo mismo, 180 ARS. Tu elección debe responder exclusivamente al tipo de interés que muestres por las ballenas y lo que esperas de ellas. Si quieres verlas simplemente por decir, “yo las vi”, cualquiera de las embarcaciones podrá complacerte. Existen desde enormes embarcaciones tipo catamarán como la de Whales Argentina, hasta otras pequeñas (tipo zodiacs) para 10, 20-30 personas como las de Peke Sosa, Hydrosport, Schimidt o MobyDick). Estuvimos haciendo un estudio comparativo durante más de 2h. por las oficinas de cada empresa establecida en Puerto Pirámides. Finalmente, quiénes más nos convencieron fueron los de Peke Sosa. Navegaríamos en la zodiac con menor capacidad: 10 personas.

Nada más oír el ronquido del motor y ver cómo nos adentrábamos en el mar una enorme emoción se apoderó de mí. Había soñado tantas y tantas veces con ese instante… No podía creérmelo; se acercaba la hora. Era sin dudas el plato fuerte del viaje a Argentina.

Después de más de 20 minutos sorteando un fuerte oleaje y soportando el frío Beto desaceleró el motor. La zodiac se deslizó suavemente sobre el mar haciendo descender la proa al agua. Unos segundos después paró el motor. El silencio inundó el entorno. Ante la incertidumbre mostrada por todos y sin valentía por preguntar, pasaron unos minutos. De repente Beto comenzó a sonreir tímidamente, nos miró y dijo: se acercan. Un ruido nace a nuestra espalda. Una ballena y su cría lanzan el característico chorro de aire caliente y vapor de agua. No me lo podía creer, mi primera ballena.

Vienen a darnos la bienvenida. Están a menos de 20 metros. Se acercan. Están a 15 metros, a 10, a 8, a 6, a 2, a 1 metro… Se sumergen y acarician la base de la zodiac. Nos regaló estos recuerdos…

Por un momento, desaparecieron de nuestra vista. Beto, sin dar explicación, continúó en silencio. Tras unos instantes de incertidumbre Beto volvió a sonreír sin intercambiar palabra. Una ballena adulta se nos acercó y nos ofreció la mejor de las danzas.

Para nuestra sorpresa, otra ballena se acercó por estribor. Venía acompañada también con su cría. Se acercan nuevamente las dos primeras ballenas que vinieron a darnos la bienvenida. Ya son 5 a la vez. Otra más se acerca por la popa, y otra más. ¡Vaya emoción! ¡7 ballenas nos rodean! Una de ellas se sumerge para que hipnoticemos con su hermosa cola. ¡Qué espectáculo! ¡No me lo puedo creer! Al fondo, otra ballena se nos acerca. Nos regala una serie de 7-8 saltos

Os aseguro que durante unos minutos no sabía a dónde mirar. ¡Quieres verlas todas a la vez, quieres disfrutar con su belleza! Miras a la madre con su cría, pero tienes otra ballena justo al lado, sientes como una de ellas roza a la vez el casco de la zodiac, ¿hacia dónde miro? porque… ¡al fondo puedo disfrutar con los saltos de otra! aunque quiero captar los detalles de las callosidades características de la ballena que está justo a tu izquierda, a menos de 1 metro, otra ballena emite los chorros justo delante de tus narices mientras Beto anuncia que hay otra ballena justo detrás que va a sacar la cola, pero es que tengo otra a… ¡¡¡Todo a la vez!!! Llegué a un momento que no sabía deciros si era excitación o desesperación… ¡¡¡Estuve plenamente feliz!!! Nunca pensé que ver 15 ballenas francas australes resultaría ser así de fácil y sencillo. Fue uno de los momentos más excitantes de mi vida.

Tras más de una hora de fuertes emociones, Beto arrancó el motor. 20 minutos más tarde llegábamos a la orilla de Puerto Pirámides ¿Se acababa para siempre la oleada de emociones? ¡No! Dos horas más tarde estábamos de nuevo en las oficinas de Peke Sosa para repetir la aventura. Nos hicieron un 50% de descuento por ser la segunda vez (90 ARS). Nos enfrentaríamos a las 2 últimas horas de luz del día. Si el tiempo nos lo permitia podríamos ver la luz del sol reflejada en la cascada de agua que nacía y caía de las colas de las ballenas. ¡Con Beto a la cabeza el espectáculo estaba más que garantizado!

Esta vez debíamos abrigarnos bien. Llegar a Puerto Pirámides en plena oscuridad obligaba a ponerse varias capas de abrigo y un buen cortavientos. Nuevamente el capitán Beto nos condujo mar adentro. Aceleró el motor y pusimos rumbo norte. El fuerte oleaje obligó a Beto a torear ágilmente las olas. El zig-zag de la zodiac retrasaría el tiempo de llegada al lugar de avistaje, pero de repente Beto anunció en voz alta: ¡ mirad a vuestra izquierda! Una hermosa ballena golpeaba insaciablemente con su cola las bravas aguas del mar justo al atardecer. ¡¡¡Una vez, otra vez, otra más, y otra…!!! Así hasta 8-10 veces.

Hipnotizados por semejante espectáculo, con baba incluida, creí estar soñando; más aun cuando vemos cómo se acercan despacio y en silencio 2 nuevas ballenas, y otras 2, y otra más, y otra… ¡¡¡cuento 7!!! 8, 9… ¡¡¡otras 2 más!!!, ¡¡¡y otra más!!! Al fondo una ballena nos sorprendío con este salto…

Tuvimos la suerte de ver justo al atardece, como unas 35 joyas de la naturaleza se lucían ante nuestra atenta mirada.

Felices por la experiencia vivida fuimos a cenar al “Refugio”, uno de los mejores sitios en los que comimos en Argentina, con Jordi y Josefina (a quiénes conocimos en la zodiac). La calidad de sus vieiras, langostinos y pescado, unido a su más que razonable precio, me sugieren aconsejártelo.

Lobos marinos

Muy cerca de Puerto Pirámides se encuentran Punta Pirámides, en la que puedes ver una pequeña colonia de lobos marinos. Nosotros vimos además a lo lejos una apasionante cadena de saltos de ballenas.

Cormorán roquero

Los cormoranes roqueros los vimos en Punta Pardelas (muy cerca de Puerto Pirámides), cuyo azul del cielo y verde de las aguas le otorgan una belleza excepcional al lugar. Aquí los cormoranes roqueros exhiben su plumaje mientras que algunas ballenas que se ven al fondo lanzan el chorro de aire caliente, vapor de agua y diminutas gotitas aceitosas que les caracterizan; una señal que indica el momento de la exhalación cuando la ballena sale a la superficie para respirar.

Elefante marino

Los elefantes marinos pueden verse en diferentes sitios. En función de la distancia a los que los quieras ver y el tiempo que desees verlos podrás optar por alguno de ellos. Sitúate en el mapa de Península Valdés para decidir dónde ir. Los 3 puntos principales de avistamiento están en Punta Delgada, Punta Cantor y Punta Norte.

Gracias al sabio consejo que nos dio nuestro amigo Tony descartamos Punta Delgada (situada en el extremo sureste de la Península). Nos comentó que para ver elefantes marinos en Punta Delgada debes consumir en el hotel (allí mismo localizado) para que sus empleados te permitan bajar a la playa para verlos. Ten en cuenta que esto mismo puedes hacerlo libremente sin pagar nada en Punta Cantor bajando por las pasarelas habilitadas hasta la playa y tener a decenas de elefantes marinos como estos a escasos metros de tí.

RESTAURANTE PUNTA CANTOR

En Punta Cantor se localiza el restaurante “La Elvira”, el único de la zona. Sus elevados precios y la mediocre calidad de sus productos me sugieren recomendarte hacer una compra previa en Puerto Pirámides.

Con suerte (como la tuvimos nosotros) podrás disfrutar de las orcas paseando por la orilla dirección Caleta Valdés en busca de un exquisito almuerzo. Tuvimos la suerte de disfrutar durante más de 2 h. con 3 de estos escalofriantes devoradores de lobos marinos. Un equipo del National Geographic intentaba captar imágenes de los posibles ataques.

CUÁNDO VER ORCAS

Es importante conocer el horario de las mareas. Con marea alta es muy probable que puedas ver orcas en Caleta Valdés

En Punta Norte tuvimos la suerte de encontrarnos sólos para disfrutar con una colonia de 10 elefantes marinos, 6 hembras, 2 crías, 1 macho dominante y otro mal herido. Nos regalaron otro momento de excitación en nuestro último paseo por Península Valdés. La luz del sol nos regaló estas imágenes que jamás podremos olvidar.

Mara o Liebre patagónica

Nuestra última visita en Península Valdés fue a la estancia “La Anita”, un lugar en el que las maras vinieron a presentarnos a su prole…

Cae la tarde. El viaje en Península Valdés roza el fín. Las enormes emociones vividas aquí durante unos días jamás podré olvidarlas. Sé sobradamente que algún día regresaré. Pero el viaje a Argentina no acaba aquí, aún nos queda la visita a Ushuaia y las experiencias en El Calafate y en El Chaltén. El viaje nada más que acaba de comenzar.

¿Quieres realizar este viaje de una forma económica?

Encuentra las mejores ofertas de alojamiento en Puerto Prámides o Puerto Madryn.

Alquila un coche en Argentina al mejor precio.

Encuentra los vuelos más baratos a Argentina.

Si no quieres complicarte la vida reserva las mejores excursiones al mejor precio en varios puntos de Argentina.