No me canso de hablar de Alemania. Y es que, cuando viajé hasta allí por primera vez en diciembre de 2004 llegué tan fascinado con todo lo que viví que desde entonces siempre sueño con regresar. No sé si mi debilidad por esta gran nación se debe al simple hecho de haberla visitado siempre durante la navidad, fecha en la que muchas calles de la inmensa mayoría de los pueblos y ciudades montan los típicos mercadillos navideños con ese coqueto ambiente que imitan entrañables cuentos de navidad.

Me gustó especialmente lo ordenado que todo estaba, las miles de bicis que circulaban por sus calles sin contaminar el ambiente, el reciclaje, cero humos en los bares y restaurantes, ausencia de ruidos desagradables, deliciosos perritos calientes… aunque todo con mucho frío, un frío que de veras no le desagraba a este sureño que tanta calor pasa durante la época estival en Andalucía. En resumidas cuentas, ¡me sentía como en casa, vamos! Todo ello motivó mi creencia de que si tuve una nacionalidad anterior, en una vida pasada, esta fue sin lugar a dudas, la alemana.

MERCADOS DE NAVIDAD EN ALEMANIA

Me atraparon los mercados navideños alemanes. En muchas ciudades desde finales de noviembre hasta la Navidad se montan estos mercados y con su mágico ambiente despiertan el más auténtico espíritu de la navidad. En las decenas de puestos existentes pueden comprarse adornos navideños, velas, juguetes y muchas cosas más. Los puestecillos ofrecen especialidades típicas como el Glühwein (vino caliente con especias) que en un principio no suele gustar mucho pero a medida que vas adentrándote en el ambiente navideño a esas temperaturas que rozan el punto de congelación humano no desearás quitártelo de las manos y acercártelo a tus labios para calentar tus entrañas. También suelen poner en los puestecillos Lebkuchen (pan especiado), castañas, almendras tostadas…

Alemania merece sólo una visita para visitar sus mercados de navidad. No lo dudes, visita Alemania y sumérgete en el mágico mundo de los mercadillos de navidad, mi gran mi debilidad, y con toda seguridad, lo que conllevó mi proceso de «nacionalización».

Ante este panorama sobra decir que Alemania es un país que nos llama a muchos y que viajar allí puede convertirse en una de las mayores experiencias de nuestra vida. Por ello, en este artículo os mostraré todos los rincones que he visitado en mis tres primeros viajes a Alemania (2004, 2007 y 2008), pero también una pequeña guía práctica con detalles de alojamientos, vuelos, desplazamientos y otros detalles para que dispongas de información de utilidad para planificar tu viaje a este increíble país al que cuando lo conozcas te dejará con ganas de más y desearás volver. Si deseas leer los destinos de mi cuarto viaje a Alemania (diciembre 2015) visita el siguiente enlace «De regreso a los mercados de navidad en Alemania«.

GUÍA PRÁCTICA PARA VIAJAR A ALEMANIA

1. LA MONEDA

El euro (€) es la moneda oficial de Alemania.

2. VUELOS A ALEMANIA

En la navidad del 2004 compramos dos billetes de avión y nos adentramos en el paraiso del perrito caliente. Fue de tal magnitud mi fascinación por el mundo alemán que en diciembre de 2007 y de 2008 regresé de nuevo al que hoy en día considero «mi segundo país».

En nuestro primer viaje a Alemania volamos desde Faro (Portugal) a Frankfurt (Hanns) con Ryanair (a quienes somos de Huelva nos viene fenomenal ya que se tarda 30 minutos hasta el aeropuerto en coche) por 0,01 € ida (más tasas) y 0,01 € vuelta (más tasas), es decir, un total de 44,22 €. La segunda vez volamos desde Jerez a Sttutgart también con la compañía irlandesa y la tercera desde Madrid a Berlín (con Easyjet).

3. CÓMO MOVERSE EN ALEMANIA

Las autopistas alemanas están consideradas como de las más modernas y eficaces de Europa. Por ello siempre consideramos como mejor opción alquilar un coche para los desplazamientos internos por el país (salvo el viaje a Berlín que no lo hicimos). Los mejores precios siempre los encontramos en Europcar. 3 días por 130 € no está nada mal. En las autopistas alemanas se recomienda circular a una velocidad de 130 km/h.

Alemania cuenta con una amplia red de ferrocarril que llega hasta casi cualquier lugar del país. Los trenes son fiables, seguros y cómodos. El InterCity (IC) y el InterCity Express (ICE), que salen cada hora, conectan más de 50 ciudades alemanas. El tren de alta velocidad ICE alcanza una velocidad de hasta 300 km/h. A las pequeñas ciudades puede llegarse con los trenes regionales. Puedes consultar los horarios de los trenes en la página Web de la Deutsche Bahn. Los billetes suelen ser más baratos si se compran varios días antes del inicio del viaje.

4. ALOJAMIENTO EN ALEMANIA

En Alemania encontrarás posibilidades de alojamiento para todos los gustos y bolsillos: desde albergues juveniles y apartamentos hasta hoteles de todas las categorías, tanto sencillos como lujosos. Los B&B (nuestra elección cuando fue posible), representan una alternativa ideal para conocer el mundo alemán. Pensamos que en lugar de pernoctar en la anónima cama de un hotel, mejor pasar la noche en una habitación de invitados privada.

Nuestra experiencia en los B&B alemanes siempre fue muy positiva. Los anfitriones siempre mostraron su lado más amable. El gigante desayuno que ofrecen, además de los útiles consejos e información para conocer el país y su gente a través del contacto privado, hacen de los B&B siempre un alojamiento de primera elección. Los precios de los B&B alemanes en 2004 nos parecieron bastante económicos, entorno a los 40 €/noche la habitación doble con un megadesayuno.

Los albergues juveniles son también ideales. Hay más de 600 en toda Alemania y tienen sus puertas abiertas a todo el mundo, tanto para la gente joven como mayor. Sin embargo, por lo general se necesita carné de alberguista. Si no te apetece obtener el carné, debes tener al menos la tarjeta alemana de miembro, que puede conseguirse en la Asociación Alemana de Albergues Juveniles (Deutscher Jugendherbergswerk)o directamente en los diferentes albergues cuando llegues (es más fácil así). Durante los periodos vacacionales, así como en los albergues juveniles de las grandes ciudades, se recomienda reservar con antelación. Ojo, no les gusta que llegues más tarde de las 22:00 h.

Por último, aunque sobra decirlo, en Alemania hay habitaciones de hotel de todos los precios, que abarcan desde alojamientos muy económicos en pequeños hoteles hasta lujosos apartamentos, pasando por habitaciones en hoteles de categoría media-alta. Un precio normal oscila enytre los 60-80 €/noche. En nuestro viaje a Berlín (tercer viaje) nos alojamos en Hotel NH Alexanderplatz-Berlín por 65 €/noche la triple.

QUÉ VISITAR EN ALEMANIA. NUESTROS DESTINOS


Resumen de nuestros tres viajes por Alemania. Nuestros dos primeros viajes fueron un mix por Alemania. A cada uno de ellos le dedicamos 3-4 días. Fuimos visitando pueblecitos de cuento de hadas tras las huellas de los Mercados de Navidad mientras nos deleitábamos con un rico vino caliente (Glüwein). Es una delicia compartir experiencias entre alemanes degustando una taza de glüwein y saborear un delicioso perrito. En nuestro tercer viaje a Alemania fuimos a conocer la ciudad de Berlín durante 4 días, un viaje que algún día os contaré. En el siguiente mapa podéis ver los lugares que visitamos.

1. TRIER

Nos encantó la ciudad de Trier, que se encuentra a 1 h. escasa de Luxemburgo. Tiene unos 100.000 habitantes. Trier fué la primiera ciudad romana en Alemania, de lo cual todavía conserva algunos restos, como un par de baños romanos, un anfiteatro, y la famosa “Porta Nigra” (la majestuosa puerta de acceso al recinto amurallado que construyeron los romanos en el siglo II d.C.). Su casco histórico encierra una belleza inigualable y su mercado de navidad es de los más originales de Alemanía.

Más información sobre el mercado de navidad de Trier

Las mejores ofertas de hoteles en Trier

2. HEIDELBERG

Heidelberg es toda una maravilla. La ciudad es famosa por su centro histórico y la universidad. Tiene 140.000 habitantes. En la más antigua ciudad universitaria la ciencia ocupa un sustantivo y representativo lugar. Romántica e idílica, cosmopolita y dinámica, une sin mayor esfuerzo a supuestos contrarios: mito y modernidad.

Fuimos a visitar la Plaza de la Universidad, la Plaza Markt, la Catedral de Peters y el Castillo de Scholss. La recepcionista del hotel donde pasamos la primera noche nos recomendó tomar una cerveza en un bar de la calle Unitere. La hacen allí. No está nada mal de sabor y el sitio es maravilloso. Tenemos un grato recuerdo de allí. Los alemanes acostumbran a sentarse en la misma mesa contigo y esto mismo nos pasó varias veces durante nuestro viaje. Pasamos un rato muy agradable con nuestros compatriotas alemanes. Uno de ellos hablaba perfectamente castellano. Siento deciros que no recuerdo el nombre del bar, pero sí os puedo decir que entrando en él, se ven los enormes depositos de bronce donde almacenan su cerveza. Os lo recomiendo. El hotel donde nos alojamos y que también recomiendo se llama Hotel Anlage, situado en la callle Friedrich-Ebert-Anlage 32. Nos costó 70 € la habitación doble.

La mejores ofertas de hoteles en Heidelberg

3. ROTHENBURG OB DER TAUBER

Rothenburg con sus estrechas callejuelas, pequeñas plazas y pintorescos edificios ha pasado a ser la imagen de la Alemania romántica en la imaginación de muchos. Es una ciudad del distrito de Ansbach en el estado federado de Baviera. Hasta el año de 1803 fue una Ciudad Imperial Libre y hoy en día es una atracción turística de fama mundial por su bien conservado centro medieval.

Las mejores ofertas de hoteles en Rothenburg od der Tauber

4. SCHWÄBISCH HALL

Con sus casitas de colores, callejones empedrados, orden alemán… fue donde comenzó mi proceso de «nacionalización» alemana, un lugar del que quedé maravillado. Jamás en mi vida he disfrutado tanto con el ambiente urbanita.

Schwäbisch Hall es una histórica villa que gracias a su olvido en los últimos siglos y a que apenas fue bombardeada durante la II Guerra Mundial ha permanecido intacta y bella como en su dorada época medieval. Los 36.000 habitantes de esta ciudad enclavada a orillas del río Kocher, en la zona más oriental del estado de Baden-Württemberg, junto a la cercana Baviera, mantienen vivo el legado histórico que heredaron por ser rica en yacimientos de sal, el auténtico oro blanco de la Edad Media. Ahora podemos deleitarnos en su encantador casco viejo.

No dispongo de buenas fotos. La foto superior es del mercado de la plaza, junto a la iglesia de St. Michael. Tuve la suerte de haberme acercado a este lugar el día que ponen su mercado. ¡Te obligo a que lo conozcas! ¡No hay excusa!

Las mejores ofertas de hoteles en Schwäbisch Hall

5. FEUCHTWANGEN

Es uno de los pueblos que más me gustan de toda Alemania y dicen ser uno de los más adorables pueblos de la ruta romántica. Todo lo que puedes ver está en Marktplatz, que está en el centro del pueblo. No olvides entrar en el claustro románico y tampoco ir a Collegiate Church.

Dado que la comida alemana accesible a la mayoría de viajeros es algo cara, puedes probar suerte en la pizzeria «El Greco» que tiene unos precios razonables. Se sitúa junto a la iglesia (la del reloj azul en la imagen de arriba). La dirección es: Am Kasten, 4, tfno: 09852-908090/91.

Entre Feuchtwangen y Dinkelsbühl pasamos una de nuestras noches alemanas. Fuimos a un albergue de la minúscula pedanía llamada Wehlmäusel, en la casa nº7. Se llama Gasthof und Pension «Am Forst». Está a pocos kms. del pueblo y tiene unas 10-15 casas, por lo que el número 7 no te costará trabajo encontrarlo. El tfno. es 09856-514 y el mail info@landgasthofamforst.de. Los precios están bastante bien. La habitación para dos personas con baño compartido nos costó 35 €. Ponen un buen desayuno. El sitio no es fácil encontrarlo, por lo que te adjunto un plano para que lo localices más fácilmente.

Las mejores ofertas de hoteles en Feuchtwangen

6. DINKELSBÜHL

Dinkelsbühl fue la segunda ciudad culpable de mi proceso de «nacionalización» alemana tras Schwäbisch Hall. Es una ciudad medieval histórica de Baviera de 11.000 habitantes localizada a orillas del río Wörnitz en el distrito de Ansbach. Está situada en la ruta romántica que circula entre Würzburg y Füssen, la ruta turística más conocida y antigua de Alemania.

Esta pequeña ciudad ofrece a sus visitantes una imagen auténtica, con las murallas que la rodean aún en buen estado y un casco viejo por el que parece no haber pasado el tiempo. Las murallas que encierran la ciudad muestran cuatro torres: Wörnitzer, Nördlingen, Seringer e Rothenburger Tor, casi todas intactas. Las casitas de tejado a dos vertientes son verdaderamente dignas de ver.

El Mercado de Navidad de Dinkelsbühl dicen ser uno de los más bonitos de Alemania, al menos a mí me lo pareció, de hecho regresaría ahora mismo con los ojos cerrados. No puedes perdértelo si viajas a Alemania a ver mercados de navidad. Me gustaron especialmente los conciertos de calle en esta ciudad, que son muy entrañables. Parecía que me hallaba dentro del film «Sonrisas y lágrimas».

El frío del diciembre alemán puedes llevarlo bien si decides tomar de vez en cuando, además de un Glüwein, chocolate caliente (Schokolade). Nosotros nos deleitamos con el sabor de unos Schokolade en el restaurante de Hotel Eisenkrug, en la calle Dr. Martin Lutherstr, 1, uno de los 4-5 que hay a la derecha en la calle principal de la ciudad.

En Dinkelsbühl pasamos una noche en un magnífico y recomendable B&B de una señora mayor encantadora (siento no recordar el nombre del lugar). Por la mañana temprano nos sorprendió con un superdesayuno alemán. Panes alemanes (exquisitos), mermeladas, café, té… Puedes encontrar datos de B&B de Dinkelsbühl, que no son muchos, en el punto de información del centro del pueblo, frente a la iglesia principal, en el edificio rojo de la imagen superior. Su precio en 2004 era 35 €, bastante barato en mi opinión. Seguro que cualquiera de estos alojamientos vale más que miles de los alojamientos cutres, caros y de ambiente frío españoles.

Si quieres viajar a uno de los pueblos más bonitos de Baviera y tal vez de toda Alemania, Dinkelsbühl es el destino correcto.

Las mejores ofertas de hoteles en Dinkelsbühl

7. ANSBACH

Ansbach es una pequeña ciudad de unos 40.000 habitantes aproximadamente perteneciente al distrito del mismo nombre, Ansbach, en Baviera, y a escasos kms. al norte del maravilloso Dinkelsbühl. Tiene un casco historico agradable para pasear. No nos detuvimos mucho tiempo, sólo dimos una vueltecita por su mercado de navidad (imagen inferior) tras degustar unos exquisitos pasteles en la única pastelería del centro.

Las mejores ofertas de hoteles en Ansbach

8. NÜRNBERG

Núremberg es una ciudad a visitar sí o sí. Nuremburgo, ciudad de Baviera afamada por el pan de jengibre, su tradición juguetera y su mercado navideño (Christkindle), sigue llevando la Franconia en su corazón. Escenario del auge de Hitler y de su dramático legado, convierte el pasado en presente a traves de las artes.

Un recorrido por la antigua ciudad de Núremberg nos traslada a la Edad Media, la época más floreciente de la ciudad. El castillo imperial Kaiserburg, las antiguas iglesias góticas, las casas burguesas y la muralla de cinco kilómetros que rodea la ciudad son una muestra viva de cómo era Nuremberg en la Edad Media.

Pero Núremberg no es sólo una ciudad con monumentos históricos. En el conocidísimo mercado de navidad, el Christkindlesmarkt, se vende una de las especialidades más queridas de la región Bávara: el dulce conocido como Lebkuchen de Núremberg. Este mercado, es el más famoso de todos. Los numerosos y contínuos mercados de navidad de Núremberg, se sitúan entre las múltiples plazas de la ciudad. Si quieres degustar un sabroso y delicioso perrito y una buena cerveza, bien sentado, compartiendo mesa con alemanes, te recomiendo que entres en el restaurante «Bratwursthäusle«. Siéntate en una de sus minisalas habilitadas. El restaurante está en Bei St. Sebald, tefno: 0911/227695. Pide también un «apfel saftschorle, spezi». ¡Está exquisito!

Las mejores ofertas de hoteles en Núremberg

9. GARMISCH-PARTENKIRCHEN

En el valle de Loisach de Alta Baviera se encuentra Garmisch-Partenkirchen, distante del ajetreo de la ciudad y enmarcado por el paisaje de los Alpes. Se hizo conocida mundialmente a raíz de la celebración de los Juegos Olímpicos en 1936. En las avenidas y calles se siente una mezcla especial de encanto internacional y tradición bávara. Tiene un mercado de Navidad en la Plaza principal donde podrás degustar un buen Glühwein. Aquí pasamos una noche en uno de los B&B que se encuentran a la derecha en la entrada del pueblo. Se llama Gästehaus Hohenleitner y está en Johanna procher Burgstrabe 63, tfno: 08821-2568. La señora de la casa es encantadora y el desayuno es sencillamente perfecto. La foto inferior la tomé subiendo a los Alpes.

Las mejores ofertas de hoteles en Garmisch-Partenkirchen

10. CASTILLO DE NEUSCHWANSTEIN

Se encuentra en Fussen, junto a los Alpes, al oeste de Garmisch-Partenkirchen. Disney modeló el Castillo de los dulces sueños basándose en él. A pesar de que todo el mundo comenta que es de extraordinaria belleza, a mí no me lo pareció, aunque reconozco que su enclave es espectacular.

Las mejores ofertas de hoteles en Fussen

11. MÚNICH

Munich es una verdadera ciudad de ensueño al sur de Alemania. Encaja entre lo antiguo y lo moderno. No podría mostrarte todo el encanto de la ciudad, es infinito. Eso sí, te recomiendo pasear y pasear hasta encontrar las genuinas cervecerías alemanas. Ve a la Cantina Hofbräuhaus, que es la atracción más famosa y cantina más bulliciosa de la ciudad. Dicen que aquí se sirven diariamente en sus diferentes ambientes como el bar, la sala de fiestas y la cervecería al aire libre “Biergarten”, más de 10 mil litros de cerveza. Otra cervecería es la Augustiner Bräuhaus. Es curioso ver cómo todos los alemanes se juntan alrededor de largas mesas de madera para comer un bocadillo, tomar cerveza y discutir sobre lo que sea. El nivel del ruido es una locura.

Por último, no olvides adentrarte en algunos de sus mercados de navidad, especialmente en el de la plaza del ayuntamiento, que es espectacular.

Las mejores ofertas de hoteles en Múnich

12. BERLÍN

(próximamente).

Las mejores ofertas de hoteles en Berlín