Tras dos décadas de apasionantes viajes por la Península ibérica, Europa, África y Latinoamérica, en octubre de 2011 decidimos retomar las aventuras montañeras que quedaron apartadas hacía unos años. Viajaríamos a los Pirineos aragoneses. Lo más novedoso del viaje es que para esta ocasión sustituiríamos la mochila de siempre con 10 kg. de comida, cacerolas, linternas, tiendas y sacos de dormir por otra mochila de 10 kg. pero con una criatura humana dentro; los 10 kg. que en ese instante pesaba nuestro hijo.

El objetivo del viaje estaba claro: pateos de media distancia y dificultad, comida casera y estancia en alojamiento rural… Pero principalmente aquello en lo que venía invirtiendo más energía y entusiasmo en los últimos 12 meses: continuar mostrándole el mundo a nuestro hijo.

Cuando decides ir a Pirineos siempre intentas dar respuesta a las 7 preguntas de oro:

1) Cuántos días.

2) Pirineo aragones, catalán, andorrano, francés o navarro.

3) Pateo intenso o más bien coche y comodidad intensa.

4) Dónde me alojo.

5) Cómo me desplazo hasta allí.

6) Cómo me muevo por Pirineos.

7) Dónde cómo.

Como el viaje surgió de la noche a la mañana, necesitábamos tener respuestas rápidas. Decidimos fagocitar parte de la sabiduría de nuestros amigos aragoneses. Nuestras dudas pronto quedaron resueltas.

1) Ocho días.

2) Pirineo aragonés. Valles de Chistau, Pineta, Añisclo y Ordesa.

3) Pateo de entre 3-9 horas/día.

4) En dos casas de turismo rural, en Casa Fontamil y Leyendas del Pirineo.

5) En AVE desde Andalucía. Lo más comodo para nuestro cachoro.

6) Accedimos a la web de RENFE y alquilamos un Seat Ibiza por 135,78 € los 8 días. Al recoger el coche en la estación de Zaragoza el recepcionista nos dijo muy seriamente que había un problema: no quedaban Ibizas. Nos obligó a elegir entre un Audi A3, un Golf o un Mercedes Clase B por el mismo precio. Vaya problemón!!! Nos llevamos el Mercedes.

7) Desayuno y cenas en las casas rurales. Comidas a base de bocatas durante las rutas a pie (salvo para nuestro hijo, claro está, potitos de verdura y carne y de frutas).

De estos 7 puntos me gustaría deternerme brevemente en dos de ellos: la web de RENFE y el trato de las casa rurales.

Después de varios años alquilando coches en alguno de mis viajes, confieso que desconocía que RENFE tenía convenio con las empresas de alquiler ubicadas en la propia estación. En estas webs puedes comprobar cómo por ejemplo para alquilar 8 días un Seat Ibiza en AVIS debes abonar 165,17 € mientras que en RENFE 135,78 € por el mismo coche y los mismos días.

Los alojamientos Casa Fontamil (en Gistaín, posiblemente la zona más recóndita del Pirineo aragones) y Leyendas del Pirineo (en Fiscal) os los recomiendo al 100%. Los duendecillos de Ángel, Manoli y Fani (Casa Fontamil) nos hicieron sentir como en casa, fundamentalmente por el amabilísimo trato recibido por todos ellos. Lo mismo con Mary (de Leyendas del Pirineo). Las habitaciones de ambas casas están muy bien, muy limpias, ámplias y llena de detalles. La comida es igualmente excelente. Manoli y Mary son unas grandes cocineras. Si regreso algún día por la zona me alojararé nuevamente aquí.

Casa Fontamil. Vista general de la casa
Leyendas del Pirineo. Vista de una de las habitaciones

Nuestro viaje comenzó en el Valle de Chistau, donde invertimos dos días para hacer dos rutas 1) Refugio de Viadós-Refugio de Tabernés-Virgen Blanca y 2) Ibón de Plan, desde el Refugio de Labasar, situado a unos 10 km del municipio de Saravillo. El tercer día nos desplazamos hasta el valle de Pineta, donde haríamos la ruta desde el punto de información situado junto al río Cinca hasta los Llanos de la Larri, en el circo glaciar de La Larri, desde donde puede verse a nuestra espalda el pico Monte Perdido (3.355 m). Ya de camino hasta nuestro segundo alojamiento (en Fiscal), hicimos en el Cañón de Añisclo una parte pequeña de la ruta Cumaz-Selva Plana-La Ripareta-Fuenblanca. Durante este día de ruta pudimos contemplar la belleza de tres individuos de quebrantahuesos (Gypaetus barbatus). La última ruta campera la hicimos en el Valle de Ordesa (la típica ruta del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido), concretamente un recorrido de unas 9 horas i/v desde el aparcamiento de Pradera hasta la Cola de Caballo.