Decía el premio Nobel de literatura José Saramago que Portugal acabaría por convertirse en una comunidad autónoma más de España, con el mismo rango que Andalucía, Galicia, Cataluña o Castilla-La Mancha, integrándose así en un país nuevo, que se llamaría «probablemente» Iberia.

Es cierto que un país hispanoluso podría ser algo más fuerte económicamente dentro de Europa, pero, no es santo de mi devoción las grandes potencias económicas mundiales, más bien las grandes potencias culturales, naturales y gastronómicas… y Portugal es una de ellas. Admiro Portugal y es por eso por lo que viajo a Portugal cada año varias veces.

Sí, es obvio, tenemos más parecido con los portugueses que con los holandeses o británicos, pero tengo la certeza que la integración cultural hispanolusa instauraría en nuestro país vecino alguna de las más tristes costumbres implantadas durante los últimos años en la cultura española, el consumismo desproporcionado e injustificado… la cultura de lo nuevo. Tengo la certeza igualmente que la unificación Portugal-España diluiría una de las grandes virtudes que tienen los portugueses, la excelente educación. Por todo ello y más, pienso que la unificación traería parejo pérdida de identidad en el pueblo portugués. Y no lo deseo.

Portugal es un país que atrapa, un país de radiantes colores. Posee lugares entrañables, lugares de ensueño, lugares únicos donde los haya, un país con multitud de rincones variopintos. Pero cuando se habla de Portugal hay que hablar de su gente, sobre todo de la amabilidad que siempre está latente en sus vidas.

Portugal te regala historia, naturaleza, amabilidad y silencio, salvo que los españoles estemos cerca, claro está. ¿Por qué hablamos tan alto? ¡Que escandalosos somos! No creo que a nadie les interese nuestras conversaciones. ¿Por qué nos miran todos cuando hablamos? Queridos compatriotas españoles y españolas, por favor, bajemos el volumen de nuestras conversaciones.

Durante los diferentes posts de Portugal iré describiendo los lugares que he tenido la suerte de conocer durante los últimos 20 años en nuestro querido país vecino. Desde la histórica capital, Lisboa, o la entrañable Oporto, a las ciudades diana de miles de turistas europeos como Lagos o Faro, pasando por las mejores playas del mundo, situadas en el Algarve, en el extremo más suroccidental del país, junto al Cabo de San Vicente, cerca del paraiso de Sagres.

Estos han sido mis principales destinos hasta 2018:

1) Algarve: Parque Natural del Sudoeste Alentejano y la Costa Vicentina, Monchique, Sagres, Vila do Bispo, Carrapateira, Aljezur, Odeceixe, Lagoa, Carvoeiro, Vila Nova de Milfontes, Faro, Estoi, Salema, Lagos, Tavira, Carvoeiro, Cacela Velha, Olhao y sus paradisiacas Islas, Parque Natural de la Ría Formosa, Vila Real de Santo Antonio, Isla Deserta, Isla de Armona, Isla de Culatra

2) Lisboa

3) Oporto

4) Tomar

5) Coimbra

Booking.com

¿Quieres viajar a Portugal de una forma económica?

Encuentra las mejores ofertas de hoteles en Portugal.

Encuentra las mejores ofertas de apartamentos de esos bien coquetos.

Alquila un coche en el Portugal al mejor precio.

Encuentra los vuelos más baratos para viajar a Portugal.

Si tienes previsto visitar Lisboa y Oporto y no quieres complicarte con los preparativos puedes reservar visitas guiadas en español o inglés a muy buen precio en este enlace.

La mejor Guía de viaje a Algarve y Portugal, Lonely Planet