Taj Mahal, India

… y allí, sentado en uno de los bancos del jardín, en silencio, impresionado ante tanta belleza y con la mirada centrada en el reflejo de las aguas de aquel estanque, pude entender cómo un alma enamorada sería capaz de regalar al mundo aquel palacio de perlas rodeado de jardines.

No podíamos despedirnos de la India sin visitar una de las nuevas siete maravillas del mundo, el Taj Mahal. Tras diez intensos días de safaris en la India por dos de sus mejores parques nacionales nos desplazamos hasta la estación de tren de Katni para subir al tren nocturno que nos llevaría hasta Agra y visitar el mausoleo más famoso del mundo.

Mujer con sari junto al Taj Mahal, India

Durante años había visto decenas de veces esta asombrosa proeza arquitectónica en el cine, televisión, revistas de viajes y había oído su romántica y trágica historia de amor entre el emperador Shah Jahan y su esposa Mumtaz Mahal. Pero no es hasta que estás allí, cuando cruzas la puerta de acceso y divisas el largo estanque que abre el camino hacia el templo del amor, cuando quedas abstraído ante semejante belleza. El reflejo del blanco del mármol es simplemente impecable. No te cansas de mirarlo. Podrías pasar horas y horas frente a él. El tiempo allí, parece detenerse.

Taj Mahal. Panorámica dos fotogramas

Cuenta la leyenda que tras fallecer Mumtaz al dar a luz a su decimocuarto hijo, el emperador mandó a construirle esta joya (1631-1648). Hay quién cuenta que fue una petición de su amada antes de morir, pero la mayoría de las fuentes que he consultado, muy diversas, afirman que fue de tal magnitud el dolor causado por la muerte de su esposa, que Shah decidió por iniciativa propia construirle el mausoleo.

Unas 20.000 personas participaron en la construcción del Taj Mahal. Fue diseñado por el arquitecto persa más célebre del momento. Se cuenta, se dice, que antes de su construcción, Shah ordenó matar a la esposa del arquitecto con la idea de que éste experimentara el mismo dolor y lo mostrara en el diseño del Taj Mahal. Aunque no se ha podido demostrar, cuenta la leyenda negra también que una vez finalizadas las obras del mausoleo, Shah ordenó cortarle las manos y dejarle ciego para que no volviese jamás a construir nada parecido. De desagradecidos está el mundo lleno.

La tumba que se ve en su interior está vacía. Mumtaz Mahal está enterrada en una cámara inferior no accesible al visitante y está construida con mármol decorado con piedras preciosas. Junto a ella, descansan los restos del propio emperador quién unos años después de la muerte de su amada quedó tan afectado que no tardó mucho en seguirla a la tumba.

Puerta de acceso al Taj Mahal, India
Datos de interés y recomendaciones para visitar el Taj Mahal.

– El Taj Mahal fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1983.

– Está considerado como el más bello ejemplo de arquitectura mogola, estilo que combina elementos de las arquitecturas islámica, persa, india e incluso turca.

– La visita al Taj Mahal cuesta 750 rupias.

– El horario de visitas es de 6:00 a 18:00 horas todos los días de la semana excepto los viernes.

– Hay unos minibuses eléctricos a la entrada que te acercan hasta la puerta de acceso del Taj Mahal con la idea de evitar el color amarillento que está apareciendo sobre el mármol blanco provocado por la contaminación de los vehículos que circulan en las proximidades.

– Por lo general, en horario de tarde, la luz del sol puede ayudarte a conseguir las mejores fotos. Son frecuentes las brumas matinales, por lo que, salvo que quieras conseguir ese efecto con niebla, sólo los más expertos podrán sacar ciertos detalles en la imagen.

– Como necesitarás varias horas para visitar el Taj Mahal y sus inmediaciones, te recomiendo que lleves ropa cómoda para viajar, como la que puedes encontrar en esta web.

Cae la tarde en el Taj Mahal. El viaje a la India toca su fin. Sin duda, recordaré mi viaje a esta tierra como uno de los más intensos de toda mi vida. De regreso al hogar, sus paisajes, su gente y sus costumbres, que parecen irreales, seguirán en mi memoria para siempre.