La ascensión hasta la Cola de Caballo es una de las rutas más populares y conocidas del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y de Pirineos en general. Es por tanto de las más concurridas, sobre todo durante el periodo estival.

La ruta, bien señalada, es muy atractiva en todo su recorrido. No es necesario llegar hasta el final, a la Cola de Caballo, puedes hacerla por tramos. Nosotros hicimos la ruta completa. Invertimos unas 9 horas i/v.

¿Cómo llegar? Desde Torla hay que tomar la carretera que conduce hasta el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Está perfectamente indicado. En la pradera de Ordesa podrás aparcar el coche. El acceso en coche esta restringido desde el 1 de julio al 15 de septiembre y en Semana Santa. En este periodo debes usar el servicio de autobuses que parte desde la localidad de Torla.

Lo primero que llamó nuestra atención fue la explosión de colores que la otoñada nos regalaba. Tonos amarillos, verdes, naranjas, rojizos…

La ruta pasa por frondosos hayedos y pinares, espectaculares cascadas (como la de Arripas, de la Cueva o del Estrecho), infinitos cortados abruptos que conducen a las Gradas de Soaso, donde se podrá disfrutar con una sucesión de cascadas y saltos de agua consecutivos. A continuación llegan las extensas praderas de los Llanos de Soaso. A partir de aquí la ruta continua durante unos 45 minutos en suave pendiente hasta nuestro destino final, la Cola de Caballo.