Desde que decidimos viajar a Copenhague y Estocolmo tuvimos claro que junto con el museo Vasa, una de las visitas imprescindibles en la capital sueca sería el Skansen, el primer museo al aire libre del mundo. En este mapa puedes ver dónde se localiza el Skansen.

Fue una lástima que el pequeño de 5 meses enfermara el día anterior tras la visita al Vasamuseet. Ello nos obligó a reorganizar el viaje a Estocolmo. Un día me quedaba yo en casa cuidándole y otro día se quedaba con la supermami. La visita al Skansen la hice con mi grandullón de 2 años.

El Skansen se encuentra en la isla de Djurgården. El museo te sumerge en la historia de Suecia mostrando el modo de vida y costumbres de sus campesinos y de la nobleza en épocas pasadas. Se sitúa sobre una colina a la que trajeron más de un centenar de casas y granjas procedentes de toda Suecia. Las desmontaron en el lugar de origen y las montaron en el actual Skansen.

Skansen, Estocolmo
Granjas en Skansen, Estocolmo

Hay tanto que ver y hacer en Skansen que yo te recomiendo seguir el plano que te entregan en las taquillas para no perderte por sus laberínticas calles, las cuales conducen a decenas de exposiciones de casas típicas suecas, granjas, escuelas, oficina de correo… y todas hechas con todo tipo de detalles y con muy buen gusto.

Zona de tiendas y restaurantes en Skansen

Nos encantó ver cómo en muchas de las casas y granjas se encontraban personas trajeadas con las vestimentas tradicionales de la época y que amablemente te invitaban a acercarte para mostrarte (gratuitamente) su modo de vida; desde cómo fabricar tus propios zapatos a ver cómo se hace la mantequilla o simplemente conocer la escuela de los más pequeños. A la vez, estaban dispuestos a responder cualquier pregunta a sus invitados más curiosos. Fue aquí donde mi audaz guerrero de dos años pudo comprender aquello que le dijimos unos días antes sobre que algunas personas hablaban en un idioma raro que se llamaba inglés.

En este corto de poco más de minuto y medio puedes ver un video del museo Skansen.

El museo Skansen es además el zoológico de Estocolmo. En él se encuentran osos pardos, alces, linces, lobos, glotones y otras especies emblemáticas y autóctonas de Suecia y que no pudo ver mi bello diminuto por quedarse literalmente frito. El museo cuenta también con una zona que incluye especies exóticas procedentes de diferentes partes del mundo y a la que para acceder a su interior has de pagar un extra.

Oso pardo en Skansen

Recientemente se ha abierto una nueva zona para los más pequeños diseñada para acercarles al mundo animal de las granjas. En cada una de las secciones se invita a darle de comer a los animales, al cuidado y limpieza de los mismos…

Lo pasamos fenomenal en el Skansen. Es un lugar al que debes acercarte independientemente de la edad que tengas, máxime si viajas con niños, pues seguro que te hará pasar un rato muy agradable descubriendo cada uno de los secretos que encierra la cultura e historia sueca. Y si puedes y no te asusta el frío, visítalo en diciembre, pues dicen que es digno de visitar su mercado de navidad que atrae a más de 25.000 visitantes al día y en el que puedes participar en su tradicional cena de navidad.

Listado de hoteles en Estocolmo

Índice del viaje a Copenhague y Estocolmo:

— Animaros a comentar este artículo y a seguirme en Facebook, Twitter, YouTube y Google+. También puedes suscribirte al blog para que te lleguen las novedades directamente a tu correo electrónico. —